Bienvenid@s a Ser Mediador

El blog abierto de los profesionales de la mediación

3 / mayo / 2018

¡¡ENHORABUENA, YA ERES UN MEDIADOR REGISTRADO!! ¿QUIERES MEDIAR? PUES LEE ESTO:

Pues sí, has estudiado tu curso de mediación y has asimilado la teoría, has visto vídeos, asistido a masterclass, incluso has podido ir a sesiones, simuladas o no, de mediación y puedes decir que ya tienes en tu haber los conocimientos y las herramientas necesarias para trabajar en los conflictos en los que vas a tener que intervenir como mediador.

 

Es el momento de encontrar la vía por la que llegar a los posibles clientes que te permitan, a la vez que les ayudas a superar una situación emocionalmente perjudicial para ellos, lograr tu objetivo de trabajar en la mediación, es decir: ser mediador.

 

Si bien es cierto que a nivel institucional y de medios de comunicación, la mediación es una vía de resolución de conflictos cada vez más difundida y promovida -como se puede observar en la Ley de Responsabilidad Civil y de Circulación de Vehículos a Motor, en cuya última reforma se ha introducido la mediación como vía de solución de discrepancias del perjudicado con las aseguradoras-, también lo es que el ciudadano medio aun no conoce del todo bien la existencia de ese profesional, que puede estar justo en el piso de al lado, y que puede ayudarlo a poner fin a situaciones indeseadas en sus relaciones con personas más o menos cercanas.

 

Los automatismos que hemos ido adquiriendo a lo largo de la vida, aprendidos por experiencia propia o por ósmosis de la sociedad, nos impulsan hacia determinadas reacciones cuasiautomáticas ante ciertos estímulos, que suelen conducir a dos personas que están teniendo un problema entre ellas a acudir a medios de solución tradicionales y heterocompositivos, en muchas ocasiones insatisfactorios, al menos para una de las partes.

 

¿Y todo esto qué significa?

 

Pues que la pelota está en el tejado del mediador.

 

Porque, si piensas que -obligaciones administrativas al margen y una vez inscrito en el Registro de Mediadores correspondiente- basta con alquilar un apartamento o local, amueblarlo conforme a los criterios recomendados por la práctica y estudiados a lo largo del curso y sentarte a esperar, los problemas no los van a tener tus clientes, que no van a llegar, sino que los vas a tener tú: Salvo excepciones, la desazón y el tedio van a invadir tu coqueto despacho y no te va a resultar rentable mantenerlo.

 

Y esto es así, te dediques a lo que te dediques, pero con el inconveniente (que a la vez es una ventaja) de que la mediación aún es un campo, como decíamos antes, poco conocido en el día a día de las personas que no están en contacto de una forma u otra con los conflictos de otros. Así que, esa es la primera tarea que deberás hacer. Antes incluso, si me apuras, de crear un espacio donde desarrollar las sesiones de mediación:

 

Informa al prójimo. No dejes de explicar qué es la mediación, qué no es la mediación, cuánto cuesta una sesión, por qué es más barato y satisfactorio acudir a la mediación que enfrascarse en una batalla legal. Ten en cuenta que las personas que lleguen a conocer este sistema de resolución de conflictos, van a hablar de él, casi seguro, a aquéllos que estén inmersos en uno. Y publicítate, claro.

 

Otra tarea que es muy recomendable es apuntarte en una Asociación de mediadores. El mediador, en la situación en la que hoy día se encuentra esta vía alternativa de resolución de conflictos, puede asemejarse a un pionero del oeste americano que, encaramado en el pescante de su carromato arrea a los caballos, en plena carrera para encontrar una fértil parcela en Oklahoma donde instalarse, porque ahora mismo, aunque ya los hay que se encuentran bien posicionados, la mediación es todavía un campo con pocos dueños, pocas firmas, y listo para ser trabajado. Todo esto es mucho más fácil hacerlo en compañía de colegas con los que estar informados (de ida y vuelta), realizar comediaciones, organizar talleres formativos para vosotros mismos o para otros interesados, prestar servicios de mediación a determinados servicios públicos, y formar equipos de trabajo. Es decir, te va a dar la inercia y la perspectiva necesaria para aprender a moverte en un ámbito tan multidisciplinar como este. Y si no tiene la inercia necesaria, créala tú, propón ideas, y procúrate el respaldo para lograr proyectos colectivos que pueden ser una de las mejores formas de darte a conocer y trabajar la mediación. Y publicítate, claro.

 

Si estás colegiado en algún Colegio Profesional u Oficial, infórmate si tiene listado de mediadores, generalmente dotado con un sistema de reparto por turnos. Son bastantes los colegios profesionales y colegios oficiales (especialmente de abogados, educadores sociales y trabajadores sociales) que cuentan con un servicio de mediación y un sistema de reparto por turno de asuntos mediables. Si no estás colegiado hazlo. Y publicítate, claro.

 

Participa en mediación intrajudicial. Algunos Colegios Profesionales e instituciones de mediación, han llegado a acuerdos con los Decanatos de los juzgados de sus respectivos partidos judiciales para prestar un servicio de mediación intrajudicial, bastante activo en el ámbito familiar y laboral. Sí, es cierto que es una prestación gratuita, que supone una descarga de trabajo para los tribunales y una agilización de procedimientos, lo cual a su vez redunda en una mayor justicia para las partes del proceso, pero el mediador no cobra…por ahora, así que hay que estar ahí. Y publicítate.

 

Elabora y participa en proyectos con la Administración o con fundaciones privadas. Estate al tanto de las convocatorias de subvenciones o ayudas a proyectos de carácter social de ámbito local, comarcal o provincial, porque si resulta elegido el tuyo no sólo te puede suponer unos ingresos, sino que también te darás a conocer en el entorno de los usuarios de esos servicios. Además, la presentación de proyectos de este tipo, suele tener éxito con la técnica ensayo-error, así que cuantos más hagas, más aprenderás a hacerlos y mayores posibilidades de ser elegido.

 

Y publicítate.

1 / marzo / 2018

Y la ganadora es…

Este 2018 se celebra nuestro  V aniversario formando alumnos/as en mediación, para celebrarlo y agradecer la confianza depositada en nosotros, sortearemos una matrícula gratis entre todos los alumnos/as de cada edición.

El resultado de este sorteo, será publicado 15 días después de empezar la edición. Hoy, por fin,  hemos podido conocer a la afortunada de la 27.ª Promoción:

MARÍA ANTONIA CABALLERO FLORES

¡Enhorabuena Mª Antonia! Podrás disfrutar del Programa Universitario de Mediación civil, mercantil y familiar de forma gratuita.

 

Puedes consultar las bases de nuestro concurso aquí

 

7 / febrero / 2018

Administradores/as de Fincas + Mediación: Una solución de éxito

En las comunidades de vecinos se suelen dar desavenencias de todo tipo: uso privado del espacio comunitario, ruidos o morosidad, son algunos de los ejemplos de los problemas que afectan a todos/as los que integran el inmueble. Estos, de no resolverse por sí mismos, por la comunidad, o con la intervención del administrador/a de fincas, suelen derivar en largos y costosos procesos judiciales.

Desde mi experiencia personal como vecino y presidente de la Comunidad de Propietarios, en la cual resido, he llegado a la conclusión que en las Comunidades de Propietarios se generan incontables situaciones conflictivas, las cuales son difíciles de abordar y gestionar de modo satisfactorio. Los  mecanismos actuales de resolución de los conflictos en este ámbito –  Vía judicial o Junta General de Propietarios- son ineficaces y el marco normativo (Ley de Propiedad Horizontal, Reglamentos de Régimen Interno) ofrece en la mayoría de los casos respuestas insuficientes, provocando que un conflicto en una Comunidad de Propietarios suponga un contratiempo para ésta y para su Administrador, y su gestión conlleve una pérdida de tiempo y dinero, y que casi siempre la única salida sea acudir a los tribunales.

Ante esta tesitura surge la Mediación como forma neutral de resolver estos temas. Es un procedimiento que posibilita abordar la solución de los conflictos entre personas a través de la intervención de un mediador/a, que actúa como tercero imparcial, facilitando la comunicación entre las partes. Es un proceso rápido y muy efectivo al que se asiste de forma voluntaria, evitando afrontar una larga y compleja instancia judicial.

La importancia de la mediación radica en que los involucrados/as en el conflicto participan de la solución de sus propios problemas, y por ello tiene un especial atractivo en el ámbito de las Comunidades de Propietarios, ya que los afectados/as se ven abocados a mantener una convivencia posterior viable.

A continuación, se describirán las principales ventajas de la Mediación Vecinal:

  • Tiempo: esta tipología de conflictos se resuelve en un breve espacio de tiempo (entre dos a seis sesiones).
  • Económicas, ya que se trata de una metodología que ofrece soluciones sin costes judiciales.
  • Los Acuerdos de Mediación ayudan al mantenimiento de relaciones futuras, se mejora la comunicación y el entendimiento. Son duraderos en el tiempo, ya que la implicación de las partes y la asunción de la responsabilidad en el proceso produce efecto a largo plazo.
  • Los acuerdos satisfacen a todas las partes, dando cobertura a intereses individuales y colectivos, lo que lleva a una mejora de la convivencia vecinal.

 

¡Administrador/a de Fincas el profesional idóneo para intervenir como Mediador/a!

 

Los Administradores/as de Fincas tienen una relación cercana con la Comunidad de Vecinos. La comunidad confía en estos profesionales para gestionar conflictos y tienen un rol muy importante para proponer a las partes que, cuando los conflictos se hayan agravado, escojan acudir a la Mediación antes de ir a los Tribunales.

Por ello, es necesario que el profesional de la Administración de Fincas se instruya y se forme en técnicas y herramientas que se utilizan en la mediación, para abordar con mayor éxito esta labor y por supuesto añade un – plus – de competitividad profesional a su servicio.

6 / febrero / 2018

Y la ganadora es…

Como ya venimos anunciando desde hace días, este 2018 se celebra nuestro  V aniversario formando alumnos/as en mediación.

Para celebrarlo y agradecer la confianza depositada en nosotros, sortearemos una matrícula gratis entre todos los alumnos/as de cada edición.

El resultado de este sorteo, será publicado 15 días después de empezar la edición. Hoy, por fin,  hemos podido conocer a la afortunada de la 26.ª Promoción:

ZURIÑE DE MINGO DÁVILA

¡Enhorabuena Zuriñe! Podrás disfrutar del Programa Universitario de Mediación civil, mercantil y familiar de forma gratuita.

 

Puedes consultar las bases de nuestro concurso aquí

 

23 / enero / 2018

¿Qué motiva a un abogado/a a convertirse en mediador/a?

Desde la publicación de la Ley 5/2012 y la puesta en funcionamiento del Registro de Mediadores en junio de 2014, el sector de la mediación cada vez ha ido cobrando más relevancia dentro del ámbito legal en España consolidándose, poco a poco, como la alternativa ideal para resolver conflictos por vía extrajudicial y su consiguiente ahorro de tiempo y costes para la Administración Judicial y la ciudadanía.

 

Hablar de mediación con un abogado/a puede ser un tema controvertido, en ocasiones se genera el debate  sobre un cierto intrusismo laboral pues cualquier abogado/a cuenta con varios casos a sus espaldas en los que se ha culminado con un acuerdo entre las partes, acuerdo al que, con total probabilidad, no se hubiera llegado sin su intervención.

 

No cabe duda de que al abogado/a se le pide ser un buen analista, con capacidad suficiente de interpretar de una forma jurídica, los asuntos que le presenta un cliente. Pero es más, no sólo debe ser un buen analista jurídico sino que además debería asesorar o aconsejar a su cliente sobre cuál es la mejor alternativa para resolver su problema concreto, ofreciéndole información sobre todas las opciones que existen: arbitraje, negociación, vía judicial o mediación.

 

¿Pero la mediación tiene alguna ventaja para el abogado/a? ¿Es rentable? Desde nuestro punto de vista sí.

Si hay algo que aprecian los mediados, es que pueden dar su versión completa de los hechos, algo que no siempre se da en un proceso judicial. No hay limitación de preguntas ni respuestas, ni formatos preestablecidos más allá del orden de las sesiones. Esa posibilidad de ser oído marca la diferencia, en la mayoría de los casos, entre un proceso de resolución satisfactorio o insatisfactorio, incrementando las posibilidades de contar con un cliente más satisfecho el cual recurrirá, probablemente, al mismo profesional que en su momento le ofreció la mediación como una forma alternativa de solucionar su propio problema con un menor desgaste emocional y de forma más económica, propiciando la recomendación a otros potenciales clientes.

 

Este hecho supone una nueva oportunidad para ampliar los servicios ofertados para los abogados/as ejercientes y un valor curricular añadido a los estudiantes de Derecho.

 

Desde Mainfor Learning Services y la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid hacemos llegar a estos profesionales la oportunidad de formarles e inscribirse como mediadores oficiales ante el Ministerio de Justicia, requisito fundamental para empoderar los acuerdos que se alcancen.

 

Más información sobre el Programa Universitario, aquí.

 

Alejandro Muñoz
amunoz@mainfor.edu.es
Asesor del Programa Universitario de Mediación Civil, Mercantil y Familiar

política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies