Susana Díaz aboga por la mediación para resolver conflictos, descongestionar la justicia y mejorar la convivencia

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha entregado recientemente un reconocimiento al colegio sevillano Manuel Altolaguirre por su participación en la iniciativa ‘Aprendiendo a mediar’, un programa orientado a la comunidad escolar, para difundir los beneficios de la mediación entre los escolares y los profesores a la hora de afrontar y solucionar los conflictos desde la infancia.

La iniciativa fue llevada a cabo por la Fundación Mediara, adscrita a la Consejería de Justicia e Interior. El discurso fue pronunciado ante más de 150 niños y niñas de distintos colegios sevillanos, calificando a los alumnos de “valientes”. Desde el Gobierno andaluz aseguraron que trabajarán para que los más pequeños se conviertan en el futuro de la mediación y la superación.

Los jóvenes interpretaron una función teatral titulada “Lamediahora”, que versa sobre la importancia de la mediación, el desarrollo de habilidades sociales para una comunicación más óptima, la resolución de disputas y la reducción de las tensiones asociadas a un conflicto o problema entre personas.

Esta obra de teatro fue organizada con la finalidad de transmitir varios mensajes muy positivos para todos los niños y niñas allí presentes: aumentar la capacidad de los alumnos a la hora de tomar decisiones, mejorar su autoestima y promover una actitud responsable ante los problemas y conflictos.

La Junta de Andalucía considera primordial continuar con las acciones necesarias para promover la cultura de la mediación como alternativa de resolución de conflictos en todos los ámbitos y estratos de la sociedad, e incluso también dentro de la propia Administración de Justicia, ya que la mediación permite descongestionar la jurisdicción ordinaria y evitar la judicialización de muchos problemas que pueden resolverse de manera más efectiva mediando.

En lo que respecta al ámbito educativo, la mediación aplicada al sector escolar ayuda a mejorar las relaciones de toda la comunidad escolar (claustro docente, alumnado y padres de los alumnos), especialmente en aquellos centros escolares donde existe una gran diversidad cultural y situaciones de riesgo de exclusión social.