Gallardón anuncia la inminente aprobación del Registro de Mediadores

Alberto Ruiz-Gallardón

La mediación es ya una realidad en España. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció que “en breve” se aprobarán dos Reales Decretos: uno que creará el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación y otro que desarrollará la mediación a través de medios electrónicos para hacerla accesible a personas con discapacidad o a quienes tienen limitaciones por motivos geográficos.

Las palabras de Gallardón en el III Simposio Tribunales y Mediación impulsado por GEMME los pasados días 26 y 27 fueron esperanzadoras para los profesionales de la mediación que esperan a que el marco legal se establezca finalmente para ejercer la actividad con plenas garantías. Y lo cierto es que el contexto social y judicial actual exige cada vez más la puesta en marcha de alternativas que permitan resolver los conflictos de una forma más pacífica y más humana, siendo las partes las que solucionen sus propios problemas.

En cuanto al contenido del Registro, se incluirá la especialidad, formación, experiencia y ámbito de actuación territorial de cada mediador, abriendo un amplio abanico de posibilidades no solo para abogados sino también para psicólogos, trabajadores sociales, ingenieros técnicos y, en definitiva, cualquier titulado universitario o FP superior, todos ellos formados en mediación y especializados en la resolución de conflictos.

Otra razón por la que desde el Gobierno se promueve la mediación se debe al coste de la misma, que es mucho más reducido (un 76% más barata) que la justicia ordinaria y es cinco veces más rápida (resoluciones en una media de 88 días frente a los 548 que tarda en llegar la resolución judicial), según datos del Banco Mundial elaborados a lo largo del 2012 dados a conocer en el Simposio. Evidentemente, es un hecho que interesa a las administraciones públicas para agilizar los procesos y también permite una reducción de los presupuestos que, a día de hoy, parecen escasear.

En definitiva, nos encontramos ante una justicia más moderna dispuesta a renovarse, que aboga por la cultura de la paz y ofrece nuevas oportunidades profesionales gracias a la mediación, la cual muy pronto comenzará a dar sus primeros pasos firmemente con un largo camino por recorrer.