Entrevista a Rocío Cordero Belda, Psicóloga-Mediadora. Coordinadora del Área de Mediación del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental

“La mediación tiene cabida en cualquier ámbito ya sea familiar, civil, mercantil, vecinal, laboral, allí donde hay personas puede haber conflictos y donde hay conflictos la mediación puede ser muy útil”.

Rocío Cordero es psicóloga y mediadora familiar, además de Coordinadora del Área de Mediación del Colegio Oficial de Psicología Occidental. Actualmente es docente además, del Curso Universitario de Mediación impartido por Mainfor.

¿Cual dirías que es la mayor ventaja de la mediación respecto a la vía judicial?
R: Ventajas hay muchas pero si tengo que elegir una, considero muy beneficioso el hecho de que en mediación se tiene en cuenta a las personas y sus circunstancias, porque todo es personalizado. Es cierto que es más rápido, más económico, reduce el coste emocional, etc. pero sobre todo es el proceso de cada persona y, la solución acordada, es su solución. Durante el proceso se facilita a cada persona su espacio y su momento, de modo que ambas puedan manifestar lo que piensan, lo que sienten y lo que desean que ocurra. En el sistema judicial no siempre se oye a las personas afectadas, la mayoría de las veces son los/as abogados/as los que se manifiestan o negocian entre ellos/as.

Cada caso es diferente y por ese motivo deben generarse soluciones adaptadas a las personas implicadas y a las circunstancias que les rodean. Alcanzar un acuerdo consensuado a través del diálogo, donde cada parte se expresa libremente siendo escuchada y escuchando, donde cada opinión es tenida en cuenta como válida hasta que ellas mismas la valoran y la aceptan o descartan en busca de una opción mejor. Este trabajo conjunto y cooperativo entre las personas que están inmersas en un conflicto, mejora la comunicación, las relaciones, la implicación para solucionar la situación y el cumplimiento de lo acordado.

[quote style=”boxed” float=”right”]”Se tiene en cuenta a las personas y sus circunstancias, porque todo es personalizado.”[/quote]

Hace ya dos años desde que se publicó oficialmente el Registro de Mediadores del Ministerio, ¿cómo ha cambiado el sector de la mediación en España desde entonces?
R: Cambiar ha cambiado claro que sí, pero quizás no en la línea que se esperaba.  La situación económica en España no es la más deseable, esto ha llevado a muchas personas a hacer una incursión en la mediación para mejorar sus salidas laborales. Es una idea muy acertada, porque realmente harán falta muchos mediadores, pero para eso  la ciudadanía debe demandar este servicio. El mercado laboral da respuesta a una demanda real y no es tan elevado el número de casos reales.

Como siempre hay que ver el lado positivo de las cosas, yo considero que la situación cambiará en algún momento, por “selección natural” la profesión seguirá siendo ejercida y defendida por profesionales altamente cualificados para el ejercicio de la mediación y que el resto de personas que se han formado en mediación ayudarán a la difusión de la misma.

Como tutora del Curso de Mediación Civil, Mercantil y Familiar, ¿cuál es la especialidad en mediación más demanda por los alumnos/as?
R: A mí me llega la demanda de formación por distintas vías, porque colaboro con varias entidades de mediación, sin embargo en todos los casos lo que más me solicitan es mediación familiar. El motivo es sencillo, casi en todas las comunidades autónomas hay registros específicos de mediación familiar y eso suscita un cierto interés en la temática por parte de los profesionales. Del mismo modo la permanencia en estos registros lleva aparejada la realización de una formación de reciclaje en la materia, lo cual genera también una demanda de formación en mediación familiar por parte de mediadores/as ya ejercientes.

Se dice que en nuestro país todavía no está tan arraigada la cultura del entendimiento como en países extranjeros. ¿Es difícil hacer que las partes confíen en la neutralidad y en la labora del mediador/a? 
R:  No, eso no es una tarea compleja, porque si no juzgas, la persona no se siente juzgada. La neutralidad es parte del proceso y el profesional lo maneja igual que maneja otros muchos recursos. Si en algún momento se detecta que puede haber una situación capaz de romper esa neutralidad, hay que tener la habilidad de detectarlo para poderlo compensar o pasarle el relevo a otro compañero en caso de imposibilidad para continuar.

 Lo complejo en esta sociedad es que las personas recurran a un método que no conocen y del que nadie habla en su círculo cercano. En ocasiones los casos llegan a mediación derivados por otros servicios o profesionales y los propios implicados manifiestan no estar seguros de comenzar el proceso porque no conocen a nadie que haya ido a mediación. Sobre todo, en casos de separación o divorcio, suelen comentar que todas las personas divorciadas que conocen se han divorciado yendo al juzgado.

Por suerte los usuarios son capaces de valorar la situación en la que se encuentran y se arriesgan con un método aún desconocido, pero que les parece que puede ser útil de la forma en que se les plantea. Una vez finalizado el proceso lo valoran como muy positivo, aunque inicialmente tuviesen reticencias.

[quote style=”boxed” float=”right”]”Se está haciendo mucha difusión, pero nunca es demasiado con algo que debe generar un cambio de actitud en la ciudadanía“[/quote]

¿Crees que se está haciendo todo lo posible por difundir la mediación para darla a conocer en todos los niveles de la sociedad?
R: Sí que se está haciendo mucho, yo siempre cuento que a mi me han llamado en varias ocasiones pidiéndome sesiones de relajación personas que confundían la mediación con la meditación, y ciertamente no es lo mismo. Es una confusión lógica por la similitud de los términos, pero también es algo que ya no me ocurre, fue en repetidas ocasiones pero hace años.  Me reitero en que se está haciendo mucho en difusión, pero nunca es demasiado con algo que debe generar un cambio de actitud en la ciudadanía.

A las personas les resulta más sencillo acudir a un juzgado donde un letrado/a expone sus intereses para que un juez o jueza decida qué es lo mejor para todos. Esto es lo que debe cambiar, sobre todo en cierto tipo de casos donde se litiga por memeces.

Debemos aspirar a que las personas alcancen la madurez social, que sean capaces de enfrentarse a los conflictos que se plantean diariamente en la sociedad en la que viven y con las personas que interactúan. Esto se consigue aprendiendo a analizar los conflictos, exponiendo la visión de todos, generando alternativas, valorando cada opción y alcanzando la más satisfactoria. En definitiva creciendo con cada experiencia, aprendiendo de cada reto, superando cada dificultad y siendo capaces de tomar decisiones que mejoren la situación. Pienso que quizás la difusión no llega a los colectivos que pueden hacer uso de la mediación, en ocasiones se convocan jornadas de sensibilización y difusión sobre mediación y todos los asistentes son mediadores/as. Es posible que haya que dirigir la difusión de otra forma para llegar a la ciudadanía que es quien realmente puede beneficiarse de las ventajas que aporta este método.

En los centros educativos considero que se está haciendo muy bien, porque para que la sociedad recurra a un servicio tiene que verse como algo accesible. Los chicos y chicas que cuentan con mediación entre iguales en sus centros educativos, se están acostumbrando a recurrir a la figura del mediador y son conscientes de que es alguien que les ayuda a gestionar sus diferencias desde una posición igualitaria.  Este tipo de actuaciones en los centros escolares, ha hecho que en ocasiones las familias lleguen a mediar alentadas por los hijos/as, porque en su centro educativo existe el mediador. Esto antes era impensable, pero aun así queda mucho por hacer.

¿Qué opinas sobre el nuevo baremo recogido en la Ley 35/2015 que permite la posibilidad de acudir a la mediación en accidentes de tráfico?¿En qué otros ámbitos podrían dar el paso para introducir la mediación?
R: Me parece muy positivo recoger este tipo de actuaciones, realmente la posibilidad de acudir a un proceso de mediación siempre ha estado ahí, lo importante es que ahora queda reflejado y el usuario tiene constancia de ello. La mediación tiene cabida en cualquier ámbito ya sea familiar, civil, mercantil, vecinal, laboral, allí donde hay personas puede haber conflictos y donde hay conflictos la mediación puede ser muy útil.

Pienso que tal y como está la situación actualmente se debería potenciar más en el ámbito laboral y en el hipotecario. Son dos campos repletos de conflictos, pero sobre todo en el mundo laboral aparecen muchos conflictos generados por malentendidos. Se generan muchos roces entre compañeros o con mandos intermedios, discrepancias de criterios, etc. y el simple hecho de tratar esos incidentes en mediación hace de cortafuegos, se liman asperezas y el malentendido no pasa de ser eso, un malentendido. Si el problema  no se acrecienta y no se enquista, la permanencia en el puesto de trabajo es mucho más satisfactoria

 [button link=”http://sermediador.com/entrevista-miren-josune-presidenta-de-la-asociacion-vasca-de-mediacion-y-autora-del-libro-como-mediar-en-asuntos-civiles-y-mercantiles” window=”yes” style=”none” color=”#4686c2″ border=”#183757″ text=”light”]>> Te puede interesar: Entrevista a Miren Josune Real[/button]